Estrategias para superar el trabajo con una persona perezosa

por Yolanda Patarroyo
Teoría de Liderazgo

Enseñamos como lidiar con gente perezosa y sacar el trabajo adelante

Trabajar con una persona perezosa no es bueno para un imdividuo que es diligente y responsable, ya que este puede ver afectado su rendimiento, resultados y ambiente de trabajo.

Pero por qué Bill Gates en una de sus famosas frases dice: “Siempre elegiré una persona perezosa para hacer un trabajo difícil, pues encontrará una forma sencilla de hacerlo”.

¿Sera cuestión de percepción o de definición? 

Para un mejor entendimiento en el planteamiento de este tema, es importante primero definir qué es la pereza y cuáles son sus características, para así determinar si se está ante un empleado perezoso o ante la percepción propia de que él es perezoso.

¿Cuáles son las características de un trabajador perezoso?

Al perezoso también se le califica de flojo, vago, cómodo, irresponsable, pasivo y otros calificativos que denotan falta de actividad, participación y resultados. Para determinar si se está ante un compañero, jefe o subalterno perezoso es importante conocer algunas de sus características más relevantes:

  • Se pierde en el ordenador da la sensación que están trabajando pero no, lo que hace es perder el tiempo revisando redes sociales, chateando con los amigos, bajando música. Todo menos trabajar.
  • No llena las expectativas por las que fue contratado, no se desenvuelven en la dinámica laboral. Frecuentemente se excusa en un mar de pretextos para justificar su falta de productividad y responsabilidad en la organización.
  • Carece de orientación y cumplimiento de metas su actitud es ajena a los objetivos y procesos de la empresa. Esto lleva a que a alguno de los compañeros se le incremente el trabajo si se quiere que el equipo muestre resultados.
  • Tiene frecuentes y altos índices de inasistencia aduciendo problemas de salud, situaciones imprevistas o cualquier excusa que él cree valida.
  • Nada le apasiona le da lo mismo 8 que 40, estar aquí o allá. Su máxima aspiración es pasarse un largo rato sin que lo molesten para no hacer nada. No tiene pasión y no se emociona con nada.
  • No le gusta la actividad intelectual le da pereza pensar. “A mí no me pagan por pensar”. No investiga ni propone superarse.
  • Se limita a hacer lo mínimo posible en el máximo tiempo.
  • No termina lo que comienza. No tiene la capacidad de enfocarse en acabar una tarea o labor, ya que está pendiente de la hora de salir de trabajar, bien sea a un descanso o para irse a casa. Pospone para mañana o para otro día: “ No hay afán, cuando llegue el momento yo lo hago” Se justifican con: “iba a hacer esto, pero se me presentó aquello”
  • No entra en controversias su postura siempre es plana. Para sus adentros piensa: “¿para qué discutir u opinar?”
  • Es descuidado en su presentación personal y en su lugar de trabajo. Todo lo suyo está en desorden: el pelo, los zapatos, la chaqueta, el escritorio, el maletín y hasta los informes que presenta.
  • No le gusta participar en proyectos nuevos  se niega a salir de su zona de comodidad.

Conociendo estas características relevantes del trabajador perezoso, hay que evaluar si se está realmente ante un trabajador perezoso o simplemente ante alguien que no encaja dentro del esquema o perfil del trabajador diligente y responsable que se tiene por cultura.

 

Diferentes percepciones

¿En realidad todo perezoso físicamente también es un perezoso mental o espiritual? ¿Por qué Bill Gates dice que él prefiere contratar a un perezoso porque siempre encuentra la manera más fácil de hacerlo? ¿Sera posible que el “perezoso” simplemente está en “modo de ahorro de energía física” pero en realidad sí piensa y produce?

También hay que evaluar si el trabajador perezoso en realidad esta aburrido en el trabajo porque hay mucha monotonía en su labor o  no tiene la suficiente preparación para realizar la tarea y no tiene la capacidad y valentía de renunciar o pedir apoyo.

¿Será que encuentra una falta de beneficio en relación al esfuerzo utilizado o una falta de reconocimiento en el trabajo o actividad realizada?

Tal vez sufra de una enfermedad o está tomando medicamentos que limitan y disminuyen su nivel de energía y/o su capacidad de concentrarse.

Qué Hacer

Cuando uno se retotre al principo de una situación, se está capacitado para entender y actuar de manera proactiva en pos de hallar una solución. Si la persona y su comportamiento está causando alteraciones en el buen desarrollo de la labor, los resultados, el ambiente y en el clima organizacional en general, se debe actuar en consecuencia. Es decir se buscará la estrategia que se considere la más apropiada y oportuna. Aquí van unas cuantas sugerenciad de cómo hacerlo.

  • Establecer un diálogo directo para plantear de manera amable y respetuosa la situación que se está viviendo, tratando de encontrar una solución de ganar – ganar para restablecer la armonía y fluidez en el trabajo. Es decir, primero tratar de entender, antes que ser entendido.
  • En le caso de que no se logre un acuerdo o un cambio en la dinámica, existen instancias superiores a las cuales acudir y pedir ayuda, indicando el comportamiento, no atacando a la persona. Esta actitud ayuda a mantener la objetividad sobre la situación y el prestigio personal.
  • Revisar si realmente se están viendo afectados los resultados totales o solo existe “fastidio” por las actuaciones de este compañero. Esto requiere de tolerancia para apreciar la diferencia y de un mejoramiento en el estilo de comunicación, buscando siempre ser asertivo y proactivo.
  • Mantener en privado esta situación y no exponerla públicamente en chats, correos electrónicos y/o conversaciones con compañeros de trabajo, ayuda a que la situación no se torne inmanejable y alcance dimensiones no previstas. La cultura del chisme hace más daño que la pereza de un trabajador.

 

Ultima reflexión:

Trabajar y desenvolverse en equipos de trabajo implica vivir situaciones que no siempre son ideales. Si se tiene una situación o una persona que tenga comportamientos que incomodan y que afectan el buen desarrollo de la labor, la calidad de los resultados y el ambiente laboral, es importante mantener la objetividad en el punto, tratar de ver atrás de la situación, buscar el diálogo honesto, claro y asertivo o pedir ayuda a instancias superiores, según sea el caso.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: