La tolerancia como clave del buen ambiente laboral

por Adriana Ugalde
tolerancia

El manejo de las diferencias con los demás

Siempre se ha dicho que trabajar en lo que a uno le gusta es una gran suerte, más aún si tienes compañeros de trabajo con los que la labor se hace más sencilla.

Sin embargo, la mayoría de veces no es así; todos nos hemos encontrado alguna vez en el trabajo compañeros cuya forma de trabajar o su personalidad choca con la nuestra o jefes que dirigen de una manera poco apropiada, según nuestro criterio.  Esto se agrava aún más si existen conflictos debido a la intolerancia de algunos compañeros de trabajo o jefes.

¿En qué consiste ser tolerante en el trabajo?

La tolerancia según el diccionario es “la capacidad de respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”. ¿Cuántos podemos decir que somos tolerantes?

Lo primero es tener claro que todos somos diferentes y que habrán formas de actuar con las que estarás de acuerdo y otras con las que no; la tolerancia no significa estar de acuerdo con todos, ni siquiera significa aceptar a regañadientes lo que no nos parece correcto.

La tolerancia en el ámbito laboral implica respetar e intentar llegar a un acuerdo, partiendo no de nuestras opiniones personales, sino siendo tan objetivos como sea posible en cuanto a si determinada situación va a favor o no de los objetivos de la empresa; lo que nunca podemos perder de vista es que somos empleados contratados para conseguir algún fin determinado.

Una persona que demuestra ser intolerante a nivel personal por ser racista, sexista o simplemente porque no es capaz de aceptar las opiniones de otros, normalmente también será intolerante en el ambiente laboral.

¿Por qué la intolerancia es peligrosa para el ambiente laboral?

Hoy en día es posible encontrar ambientes labores de todo tipo: de la “vieja escuela”, más modernos, con personas con todo tipo de formación, edad, raza, cultura, orientación sexual, religión, creencias políticas, etc.

Si bien esto puede ser muy enriquecedor para una empresa, también es cierto que implica la coexistencia de diferentes puntos de vista; el que existan estas diferencias no es lo negativo, lo que enturbia el ambiente laboral es el hecho de pensar que solo nuestro punto de vista es válido o que el de otro compañero de trabajo aporta menos que el tuyo.

Esto puede llevar a faltas de respeto, desidia, falta de compromiso, desunión en el grupo y de forma general a un ambiente de trabajo poco agradable, que no solo impide o ralentiza el logro de los objetivos empresariales, sino que también a creará insatisfacción en los trabajadores.

Un ambiente tolerante en el trabajo puede llevar a una comunicación más fluida, honesta y abierta. Esto implica una mayor cooperación, lealtad y por supuesto mayor productividad.

Pautas para promover la tolerancia en el ambiente de trabajo

  • Es importante seleccionar personal que tenga mentalidad abierta, esto les permitirá adaptarse mejor a posibles situaciones en las que las ideas o acciones sean diferentes a las suyas.
  • Las diferencias de opinión no deben crear sensación de inseguridad en ningún empleado. Toda empresa debería ofrecer oportunidades para que los empleados puedan expresar sus ideas de forma libre, sin ser juzgados ni criticados. Aprender a pensar y expresarse con asertividad es una de las tareas más importantes en el desarrollo del personal y de los mandos superiores.
  • También se debe tener presente que promover la participación de los empleados es una herramienta muy valiosa para encontrar soluciones con más rapidez y eficiencia, a la vez que se logra un mayor compromiso por su parte hacia las tareas.
  • Realizar actividades que logren hacer entender que la empatía no significa pensar igual que los demás, sino simplemente aprender a ponerse en el lugar de los otros, para aceptar que piensan diferente y que de esa manera respetarles sea una labor sencilla.
  • Si se desea que los empleados sean tolerantes, la dirección debe predicar con el ejemplo. Reacciones intolerantes por parte de la gerencia pueden destrozar un buen ambiente de trabajo, creando miedos, deslealtades e insatisfacción.
  • Si estando en una posición directiva o de mando se tiene el conocimiento de una situación de intolerancia entre compañeros, no se debe dejar pasar. Hablar con los involucrados no solo va a establecer cuál es la posición de la empresa frente a este tipo de situaciones, sino que también será un modo de apoyar a quienes han sido afectados y sentar un precedente de tolerancioa desde las altas esferas.

Ni siquiera las bromas pesadas o las frases sueltas dichas fuera de lugar deben ser aceptadas,  porque gota a gota se puede debilitar la base necesaria para trabajar de forma conjunta.

  • Cuando se tienen que crear equipos de trabajo, se debe buscar la diversidad en la medida de lo posible; no solo es enriquecedor para lograr mejores resultados, sino también puede favorecer la cooperación, la empatía y por ende, un ambiente laboral más tolerante.
  • Desarrolla un programa de capacitación orientado a la diversidad. En este deben incluirse temas como la discriminación sexual, racial, el acoso sexual en el trabajo, entre otros. También sería interesante desarrollar algún taller sobre técnicas de resolución de conflictos.

Es bueno tener presente, que hoy en día la diversidad y la tolerancia son características claves para el éxito de cualquier empresa. Voltaire decía “piensa por ti mismo y deja que los demás también disfruten de ese privilegio”, si lo aplicamos al tema que nos ocupa, la tolerancia no es nada más que dar a los demás aquellos derechos que queremos para nosotros mismos.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: