La Inteligencia emocional

por Sandra Monteverde
inteligencia emocional

Si quieres, puedes aprender más en estos vídeos sobre qué es la inteligencia emocional y sobre la inteligencia emocional en el liderazgo.

Sin duda alguna conoces a un puñado de personas a los que puedes calificar como buenos oyentes y mejores interlocutores. Ya sea en el ámbito laboral o personal, saben escuchar y no importa el tipo de situación siempre tienen a flor de labios la palabra justa; y lo que es más importante, nunca resultan ofensivos al plantear una idea, una critica o un consejo y lo que nos dicen nos reconforta, nos guía y/o nos da esperanza, optimismo y tranquilidad.

Somos conscientes que dichas personas son verdaderos maestros en el manejo de sus propias emociones. Nunca se enojan ante situaciones que a la mayoría les generan estrés, sino que tienen la capacidad de enfrentar el problema y encontrar una solución eficaz con calma y sin alterarse.

Son excelentes tomando decisiones, saben cuándo confiar en su intuición y cómo mantener la “cabeza fría”. Además, por lo general son muy analíticos y honestos consigo mismos y toman las críticas como algo positivo, que les sirve para mejorar.

A eso se le llama tener Inteligencia Emocional o IE.

¿Qué es exactamente la IE?

Según nuestros deseos, necesidades, personalidad y educación, cada cual demuestra de forma diferente sus emociones. Cuando se tiene una IE muy desarrollada se es capaz de entender las reacciones propias y cómo éstas pueden afectar al entorno, al tiempo que se percibe el estado anímico de los demás; gestionando estos factores se logra mantener unas relaciones firmes, eficaces y constructivas.

Quienes poseen un alta IE suelen tener éxito en la mayoría de las cosas que hacen. ¿Por qué? Porque son las personas que los demás quieren en sus equipos. Cuando alguien con un índice elevado de IE envía un correo electrónico, recibe una respuesta. Cuando necesitan ayuda, lo consiguen. Al lograr que los demás se sientan bien, van por la vida con mucha más facilidad que las personas que se enojan por todo y con facilidad.

Características de la Inteligencia Emocional

Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, desarrolló un marco de cinco elementos que definen la Inteligencia Emocional:

Autoconocimiento

Las personas con alta IE suelen ser muy consciente de sí mismos, valoran sus virtudes e intentan pulir sus defectos, entienden sus emociones y de esa forma logran gobernar sus sentimientos y no a la inversa. Son confiables porque usan su intuición, sin dejar que sus emociones se salgan de control. Además siempre están dispuestos a ser autocríticos. Conocen sus puntos fuertes y débiles y los trabajan con el fin de ser mejores. Muchas personas creen que esta conciencia de sí mismo es la parte más importante de la IE.

Autorregulación

Son capaces de controlar las emociones y los impulsos, por lo que en general es raro verlos enojados, celosos o tomando decisiones impulsivas o por descuido. Ellos piensan antes de actuar. La autorregulación se caracteriza por la amabilidad, la comodidad con el cambio, la integridad y la capacidad de decir que no.

Motivación

Las personas con un alto grado de la IE están por lo general muy motivadas y son capaces de aplazar resultados inmediatos con tal de lograr el éxito a largo plazo. Son altamente productivas, les encantan los retos y son muy eficaces en lo que hacen.

Empatía

Este es tal vez el segundo elemento de la IE más importante. La empatía es la capacidad de identificar y entender los deseos, necesidades y puntos de vista de los que te rodean. Las personas con empatía son buenas para reconocer los sentimientos de los demás, incluso cuando éstos pueden no ser evidentes. Como resultado, las personas empáticas son generalmente excelente en la gestión de los vínculos, escuchando y relacionándose con los demás. Evitan juzgar demasiado rápido y estereotipar situaciones e individuos y viven sus vidas honesta y abiertamente. Son los que saben “ponerse en los zapatos” de los demás.

Habilidades Sociales

Otra señal de alta IE es la capacidad para comunicarse con los demás. Las personas con fuertes habilidades sociales suelen ser buenos para integrar y cohesionar equipos. Si bien luchan por el éxito personal, son capaces de ayudar a otros a desarrollarse y destacar, disfrutando de ello. Saben cómo gestionar conflictos y mantener las buenas relaciones grupales.

Cómo mejorar tu Inteligencia Emocional

Como ya habrás comprobado, la IE puede ser clave para alcanzar el éxito en tu vida y tu carrera. La capacidad de gestionar personas y relaciones es muy importante, por lo que el desarrollo y la utilización de tu IE puede ser una buena manera de mostrar a otros, el líder que anida dentro de ti.

La buena noticia es que la IE se puede aprender y desarrollar. Además de trabajar en las cinco áreas antes mencionadas utiliza estas estrategias:

Observa cómo reaccionas ante las diferentes situaciones. ¿Te lanzas a juzgar antes de conocer todos los hechos? ¿Te ciñes a estereotipos? Sé honesto al estudiar cómo piensas e interactúas con otras personas y pon empeño en ser más abierto y aceptar que los demás tienen diferentes perspectivas y necesidades que las tuyas y eso también es correcto.
Mira tu entorno de trabajo. ¿Buscas el reconocimiento de tus logros? La humildad puede ser una cualidad maravillosa y eso no significa timidez o falta de autoconfianza. Ser humilde implica conocer lo que haz hecho, estar conforme con ello y saber que eres eficaz sin necesidad de focos ni aplausos. Da la oportunidad a otros de brillar y no te preocupes demasiado por conseguir elogios para ti mismo.

Haz una auto-evaluación. ¿Cuáles son tus debilidades? ¿Estás dispuesto a aceptar que no eres perfecto y que puedes superarte y ser una mejor persona? Ten el valor de mirarte a ti mismo con honestidad; este paso puede cambiar tu vida.

Analiza cómo reaccionas ante situaciones de estrés. ¿Te enojas ante un retraso o cuando algo no sale como tú deseabas? ¿Culpas a otros o te enfadas con cualquiera, aunque no tenga nada que ver con el asunto? La capacidad de mantener la calma y el control en situaciones difíciles es un valor muy apreciado en todos los ámbitos de la vida. Mantén tus emociones bajo control, especialmente cuando las cosas van mal.

Asume la responsabilidad de tus acciones. Si dañas los sentimientos de alguien sé capaz de pedir disculpas directa y honestamente, en vez de olvidar lo que hiciste o evitar a la persona; pero además aprovecha para aprender de tus errores y así no volver a cometerlos.

Examina cómo tus acciones afectarán a otros antes de llevarlas a cabo. Si tus decisiones repercuten en los demás, ponte en su lugar antes de mover un dedo o decir nada. ¿Cómo van a sentirse tus compañeros, familiares o amigos si tú das determinado paso? ¿Cómo te afectaría a ti si fueras el destinatario de esa acción? Si tienes que hacer algo de manera indefectible piensa: ¿de qué manera puedes ayudar a otros a hacer frente a los efectos? Si conoces a la gente que te rodea, tienes una ventaja a tu favor; actúa en consecuencia y busca la forma de conseguir tus objetivos sin que nadie resulte herido en el intento.

Una aplicación práctica de la IE

Las organizaciones también se han dado cuenta de un hecho que resulta primordial para las relaciones laborales: es tan importante la capacidad técnica que posea un trabajador, como que tenga un alto grado de desarrollo de la IE.

Por ese motivo muchas empresas están utilizando cada vez más la IE como parámetro a tener en cuenta a la hora de contratar y promover a sus empleados.

Por ejemplo, una empresa de cosméticos de renombre mundial revisó recientemente su proceso de selección de personal de ventas y decidió elegir candidatos en función de su IE.

¿El resultado? Las personas contratadas con el nuevo sistema han vendido, en promedio, 80.000 euros más que los vendedores escogidos bajo el viejo sistema. También ha sido significativamente menor la rotación de personal entre el grupo de elegidos por su IE.

Vídeo sobre la inteligencia emocional

Una reflexión final

Aunque la inteligencia “normal” es sumamente importante para tener éxito en la vida, la IE es clave para relacionarte bien con los demás y alcanzar tus metas. En definitiva, ambas son primordiales y bajo ese criterio ya hay varias organizaciones que usan las pruebas de IE para contratar nuevo personal.

Desarrollar la IE te permitirá ser consciente de tus acciones y sentimientos y de cómo éstos afectan a los que te rodean. También aprenderás a valorar a los demás, a escuchar sus deseos, a deducir sus necesidades y a ser capaz de sentir empatía o de identificarte con ellos en todos lo niveles (personal, social y laboral).

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: