El lenguaje corporal

por Sandra Monteverde
Lenguaje corporal

Si quieres, puedes aprender sobre lenguaje corporal mediante un vídeo.

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que realmente no crees lo que alguien te está diciendo? ¿Has tenido la sensación de que algo no suena real o la corazonada de que no todo está tan bien como parece? ¿Quizá tus interlocutores estaban diciendo que “Sí”, pero su actitud demostraba un “No”?
buy tramadol online without prescription

La diferencia entre lo que la gente habla y nuestra comprensión de lo que están diciendo es producto de la comunicación no verbal, también conocido como “lenguaje corporal”.

buy valium no prescription

Mediante el desarrollo de tus conocimientos de los signos y señales del lenguaje corporal se puede entender más fácilmente a otras personas y comunicarse más eficazmente con ellos.

ambien online without prescription

Pueden ser sutiles (y a veces no tan sutiles) movimientos, gestos, expresiones faciales e incluso cambios bruscos en la postura de nuestros cuerpos, los indicadores de que algo está pasando.

buy valium online without prescription

La forma en que cada persona habla, camina, se sienta y reposa dicen algo acerca de lo que está sucediendo en su interior y eso se puede reflejar externamente.

La importancia de saber “leer” el lenguaje corporal

buy valium no prescription

Conociendo este lenguaje corporal y lo que podría significar aprenderás a entender a la gente con mayor facilidad y por ende a comunicarte con mayor efectividad. También serás consciente de los mensajes que tú mismo transmites.

phentermine online pharmacy

Hay momentos en los que enviamos mensajes mixtos o sea que decimos algo pero nuestro lenguaje corporal revela algo diferente. Este lenguaje no verbal afectará la forma en que actuamos y reaccionamos y cómo lo hacen los demás con nosotros.

ativan for sale

Este artículo intentará explicarte muchas de las formas en las que nos comunicamos de manera no verbal, para que puedas aprender a utilizar estos signos y señales con el fin de que tu comunicación resulte más efectiva.

Las primeras impresiones y la confianza

klonopin online pharmacy

Recuerda por un momento tu primera impresión al conocer a un nuevo compañero de trabajo o al presenciar la presentación de un producto en una reunión empresarial.

klonopin for sale

¿Qué fue lo primero que se te pasó por la cabeza? ¿Te sentiste identificado con esa persona o producto? ¿Sentiste una oleada de confianza o te produjo un rechazo instintivo?

buy xanax no prescription

En el caso del compañero: ¿su primer apretón de manos fue firme, mirándote a los ojos o flojo como si cogieras un “trapo mojado”? ¿Mantuvo su mirada fija en ti o la desviaba con frecuencia? ¿Lo notabas relajado o tenso? ¿Movía con frecuencia las manos o los brazos? ¿Su actitud era abierta, de confraternización o estaba alerta y a la defensiva?

valium online pharmacy

Al observar a otros es posible identificar algunos signos y señales comunes que delatan si se sienten confiados o no. Esta es una lista de “tips” que demuestran si nuestro interlocutor posee un alto grado de autoconfianza:

  • Postura: la frente en alto con los hombros hacia atrás y actitud abierta y sonriente.
  • Contacto con los ojos: mirada firme y sostenida.
  • Gestos con las manos y los brazos: siempre tienen un propósito, como acentuar lo dicho.
  •  Discurso: lento y claro.
  • Tono de voz: de moderado a bajo.

Además de descifrar el lenguaje corporal de otras personas, puedes utilizar este conocimiento para transmitir sentimientos que realmente no experimentas. Por ejemplo, si estás a punto de enfrentarte a una situación en la que no te encuentras tan seguro como que te gustaría estar, como hacer una gran presentación o asistir a una reunión importante, puedes adoptar estos signos y señales para proyectar una imagen de autoconfianza.

Reuniones difíciles y actitud defensiva

Rememora el transcurso de una reunión difícil, tal vez una evaluación de tu actuación o el cierre de un gran contrato. Lo ideal, tanto para ti como para los demás participantes, era estar abiertos y receptivos a escuchar lo que el otro tenía que decir, a fin de concluir la reunión con éxito.

Sin embargo, a menudo la otra persona está a la defensiva y realmente no escucha. Si esto sucede durante un momento crucial de la reunión es importante que tú puedas transmitir a tu colega que él o ella tiene que cambiar ciertos comportamientos, que realmente quieres que se muestren abiertos y receptivos para que sean capaces de tomar en cuenta lo que les estás diciendo.

Entonces ¿cómo es posible saber si tu mensaje está cayendo en “saco roto”? Algunos de los signos comunes que te permitirán comprobar si otra persona está a la defensiva son:

  • Los gestos: puños cerrados, brazos cruzados o pegados al cuerpo.
  • Las expresiones faciales: actitud inescrutable.
  • Proximidad: aleja el cuerpo de ti.
  • Ojos: mirada errática o huidiza.

Al percatarte de estas señales puedes cambiar lo que dices o cómo lo dices, para ayudar a la otra persona a sentirse más a gusto y abrirse a captar el mensaje que intentas transmitir.

Del mismo modo, si te sientes un tanto a la defensiva durante una negociación puedes controlar tu propio lenguaje corporal para asegurarte de transmitir una imagen receptiva y abierta a lo que se discute.

Trabajar con grupos y evitar la desconexión

¿Alguna vez, durante una presentación tuviste la sensación de que la gente no estaba realmente “comprando” tu idea? ¿Todos permanecían conectados con el hilo de tu exposición o algunos estaban en “off”?

Lo normal cuando uno se pone en pie para plantear un determinado tema, desea obtener un 100% de atención de los interesados. Si ves algunos de los signos que te comentamos entre tus oyentes, algo no va bien:

  • Los jefes están ausentes.
  • Las miradas erran por la habitación.
  • Las manos se mueven jugando con un bolígrafo o arreglándose la ropa.
  • La gente escribe o garabatea.
  • No se sientan en sus silla, sino que se “dejan caer” en ellas.

Si notas estas actitudes es posible lograr que vuelvan a enfocarse en lo que estás explicando, por ejemplo con una pregunta directa, sin herir susceptibilidades, siempre dentro de la concordia y el respeto. Asegúrate de que tu lenguaje corporal acompañe tu tono.

Verdad o mentira

Saber interpretar el lenguaje corporal es una herramienta imprescindible para verificar si alguien nos está diciendo la verdad. Algunos signos típicos de que una persona está mintiendo incluyen:

  • Ojos: mantienen poco o ningún contacto con los tuyos o puede haber movimientos oculares rápidos.
  •  Mano: frente de su boca al hablar.
  • Su cuerpo está físicamente lejos de ti o notas gestos corporales inusuales o poco naturales.
  • Respiración agitada o entrecortada.
  • Cambios en el color de la tez: enrojecimiento de mejillas o de algunas zonas del cuello.
  •  Aumenta la transpiración.
  • Cambios en la voz: diferencias en el tono, tartamudeo o carraspeo.

El lenguaje corporal de cada uno suele ser característico. Si notas algunos signos no verbales típicos de la mentira, no saques conclusiones apresuradas ya que muchas de estas señales se pueden confundir con el nerviosismo.

Investiga, haz más preguntas e indaga antes de determinar si esa persona es o no veraz. Esto es particularmente importante durante las entrevistas de trabajo y en situaciones de negociación.

Las negociaciones y la reflexión

¿Qué haces cuando alguien te pide una respuesta comprometedora? ¿Reflexionas unos momentos antes de responder o das la primera respuesta que pasa por tu mente?

Tu puedes “soltar” algo inconveniente sin pensar en las consecuencias o tomarte un momento para meditar antes de contestar. Ese tiempo de cavilación indica que la cuestión planteada es importante para ti y merece una consideración especial antes de dar una respuesta.

En el transcurso de una entrevista o al negociar algo con alguien, demostrar que estás pensando la respuesta mas adecuada es algo positivo. Si eres el interlocutor y ves los signos que indican este hecho, respeta esos momentos y valóralos. Algunos de las señales de que una persona está reflexionando sobre su respuesta pueden ser:

  • La mirada se aleja pero retoma el contacto al responder.
  • Se acaricia la barbilla.
  • Coloca una mano en la mejilla o un dedo en la sien.
  • Inclina la cabeza y mira hacia arriba.

Ya hemos mencionado que cada persona es única y que sus signos y señales podrían tener una causa subyacente diferentes de la que tu sospechas a primera vista. Las experiencias y la formación cultural influyen mucho en la actitud, por eso es importante comprobar que tu interpretación del lenguaje corporal de otra persona es la correcta.
Si conoces a la persona sabrás interpretarla mejor, sino arriésgate a hacer preguntas que te orienten.

Como forma de practicar tu capacidad de interpretar el lenguaje corporal dedícate a estudiar a la gente. Observa a las personas en un autobús o tren o en la televisión sin el sonido y simplemente fíjate cómo actúan y reaccionan entre sí. Trata de adivinar lo que están diciendo o lo que está pasando entre ellos. Incluso si no tienes la oportunidad de comprobar si estás en lo correcto en tu evaluación, estarás desarrollando tus habilidades de observación.

Consejo:
Además de aprender a leer el lenguaje corporal, debes saber que la gente suele usarlo conscientemente para proyectar mensajes y reforzar lo que están diciendo. Que esto sea o no aceptable, siempre dependerá de la situación.

Si tienes una entrevista de trabajo una actitud abierta ayudará al entrevistado. En cambio si estás en una negociación e intentas persuadir a alguien de algo que va en contra de sus intereses, corres el riesgo de perder confianza y credibilidad.

Video sobre el lenguaje corporal

Una última reflexión

El lenguaje corporal dice mucho de cómo nos comunicamos y puede reflejar con bastante exactitud lo que está pasando dentro de la mente de cada individuo.

Esto incluye: los movimientos corporales y gestos (de piernas, brazos, manos, cabeza y torso), la postura, la tensión muscular, el contacto visual, la coloración de la piel y hasta el nivel de sudoración o el ritmo respiratorio. Además, el tono de voz y las expresiones se suman a las palabras que se están utilizando.

Es importante saber que el lenguaje corporal puede variar entre los individuos dependiendo de muchas variantes (educación, cultura, nacionalidad, etc.). Por tanto, es esencial para verificar y confirmar las señales que usted está “leyendo”, confirmarlas con su propia experiencia y conocimiento de la persona en cuestión o haciendo más preguntas si es necesario.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: