Cómo desarrollar la inteligencia emocional de tu equipo

por Sandra Monteverde
inteligencia emocional equipo

Crea un entorno favorable en el que las personas puedan crecer

La situación ideal

Imagínate que acabas de contratar a Pedro quien pasará a formar parte de tu equipo justo cuando tienen entre manos un proyecto importante. Pedro era un empleado estrella en su última organización y ahora es parte de la tuya.

buy tramadol online without prescription

Como todos los cambios, éste también le está afectando a Pedro, quien estaba acostumbrado a que todo le saliera bien, más por un tema de costumbre que solo por sus innegables habilidades; lo cierto es que le está costando un poco coger el ritmo de su nuevo equipo.

buy valium no prescription

Si los compañeros se cierran y no lo integran lo que conseguirán es perder al nuevo fichaje antes de darle la oportunidad de ser uno más y de aportar sus conocimientos, por lo que la actitud del equipo es apoyarle, ralentizar si es necesario el ritmo de trabajo y ayudarle a que se adapte y se sienta cómodo.

ambien online without prescription

Algunos hasta se ofrecen para quedarse hasta más tarde y todos lo animan a expresarse y a explicar qué es lo que más le cuesta o cómo pueden ayudarle para que se encuentre cómodo y pueda integrarse.

buy valium online without prescription

Obviamente la moral de Pedro sube como la espuma y termina siendo uno más del grupo casi sin darse cuenta, el proyecto ve la luz de manera correcta y a tiempo y el rendimiento de todo el grupo también se dispara.

Claro que es posible

buy valium no prescription

Para algunos líderes esta situación podría sonar demasiado buena para ser verdad. Pero si tu equipo está compuesto por personas con alta inteligencia emocional, esto les parecerá la forma más natural y obvia de comportarse y de actuar.

phentermine online pharmacy

Si te centras en aumentar la inteligencia emocional de la gente del entorno que te rodea, en especial si lideras un equipo, seguramente obtendrás muchos beneficios de la mejora del trabajo grupal.

ativan for sale

En este artículo vamos a ver lo que puedes hacer tú por ti mismo y para ayudar a los miembros de tu equipo a desarrollar este componente fundamental del camino al éxito personal y en grupo.

Los muchos beneficios de la Inteligencia Emocional

klonopin online pharmacy

La Inteligencia emocional también llamada IE es en parte la capacidad de reconocer y controlar las propias emociones y entender lo que éstas nos están diciendo. IE también significa que se pueden reconocer los deseos y necesidades emocionales de los demás y responder apropiadamente a ellos. En pocas palabras, la IE determina la conciencia de sí mismo y las habilidades para tratar a la gente.

klonopin for sale

La IE es necesaria para la construcción de la confianza, ya que interviene en la creación del sentido de la identidad y el de la eficacia, en la solución de problemas con los demás, en saber cooperar y en participar productivamente en un grupo.

buy xanax no prescription

Cuando las personas emocionalmente inteligentes trabajan juntas tienen la capacidad de dejar a un lado los problemas menores, con el fin de centrarse en los intereses del equipo. Ellos son capaces de lidiar y solucionar los conflictos más graves y pueden crecer a partir de cualquier desacuerdo que pueda surgir.

valium online pharmacy

Si bien es posible para las personas sin inteligencia emocional “seguir todo el procedimiento” y experimentar algunos de estos beneficios, en última instancia carecen de la confianza que viene asociada a una alta IE. Esto significa que no pueden desarrollar todo su potencial como individuos o funcionar siempre bien dentro de un grupo.

Las investigaciones sugieren que hay muchos beneficios importantes asociados con la IE. Por ejemplo, un estudio muestra que las personas que tienen alta IE se desempeñan mejor y experimentan más satisfacción en el trabajo que aquellos con menor IE. Por otra parte, cuando las personas con alta IE trabajan en grupo hay numerosos beneficios y estos “saltan a la vista”.

Un estudio publicado en la Revista Internacional de Análisis Organizacional encontró, como era de esperar, que las competencias de la IE se correlacionaron positivamente con la cohesión del equipo y le dan firmeza en el tiempo.

Otro estudio encontró que los equipos con mayor IE se desempeñan mejor, más rápido y con mayor eficiencia que los equipos con menor IE, por lo que concluyó que la IE realmente importa y marca diferencias sustanciales.

La construcción de la Inteligencia Emocional

Puede parecer que la IE es algo con lo que se nace. Esto no es definitivo, ya que muchas investigaciones han demostrado que se puede desarrollar la inteligencia emocional de un equipo, incluso dedicándole a ello tan sólo unas horas semanales.

Comienza por ti

Una de las mejores maneras de ayudar a tu gente a desarrollar la IE es predicar con el ejemplo. Por lo tanto, lo primero es asegurarte de que como líder sabes qué es exactamente la IE y tienes una dosis adecuada de inteligencia emocional.

Esto significa mantenerte al tanto de tus propios pensamientos y sentimientos y de la gestión de los mismos, orientándolos a que afecten a otras personas de manera positiva.

Comunica los beneficios

Los miembros de un equipo pueden estar más abiertos a desarrollar su IE si se les comunican los beneficios que pueden esperar de dicho cambio. Por ejemplo, podrías comentarles que los profesionales de ventas que tienen mayor inteligencia emocional a menudo logran mejores ventas que los colegas con menor IE.

Recuérdales que los profesionales con alta IE suelen tener un mayor ingreso y experimentan más estabilidad en el empleo a lo largo de su vida profesional y que una alta IE hace que el trabajo y las relaciones profesionales resulten más gratificantes.

Tu tarea primera y primordial es convencer a los miembros de tu equipo de que desarrollar su IE va a beneficiarles, tanto personal como profesionalmente y hacerlo de manera eficaz, para lograr que se entusiasmen y se comprometan.

Desarrolla la conciencia

La autoconciencia es el aspecto más importante de la IE. Las personas que son conscientes de sí mismas pueden entender sus propios pensamientos y emociones, así como son capaces de saber cómo sus acciones afectan a los demás.

Alentar a los miembros de tu equipo a llevar un diario, aunque escriban en él solo cinco minutos al día, puede ayudar a las personas a desarrollar la auto-conciencia personal.

También puede ayudar a los miembros del equipo a tomar conciencia de sí mismos el hecho de pedirles su opinión ante determinadas circunstancias, esto es especialmente importante para las personas tímidas o apocadas a las que les cuesta expresarse.

Cuando le preguntas a un miembro del equipo que decisión tomaría ante tal disyuntiva, lo que haces en realidad es obligarlos a detenerse y a examinar la forma en que realmente se siente acerca de un tema concreto y esto puede conducir a una mayor conciencia de sí mismo con el paso del tiempo.

También es importante tomarse el tiempo necesario para hablar de situaciones difíciles o de problemas y para hacer frente a las emociones resultantes. Cuanto más se anima a los miembros de un equipo a abrirse y a hablar sobre lo que están pensando y sintiendo, más probabilidades tendrán de desarrollar la conciencia de sí mismos.

Fortalece la comunicación

Las personas con alta IE suelen tener excelentes habilidades de comunicación. Puedes ayudar a desarrollar una mejor comunicación en tu equipo enseñando a la gente a entender el lenguaje corporal propio y ajeno, ya que la buena comunicación también significa saber cómo hacer frente a las emociones negativas.

Haz que tu equipo aleje o supere las emociones negativas o las frustraciones que generan los contratiempos, de una manera constructiva. Por ejemplo, si ves que la gente está molesta durante una reunión tómate cinco minutos y escúchales; deja que tu equipo sepa que sus críticas no serán mal vistas.

Puedes hacer uso de un cronómetro y cuando se terminen esos cinco minutos exactos de pausa, el equipo debe seguir adelante y centrarse en un elemento de acción o en algo que se puede controlar. Trata de crear formas divertidas de reconocer y lidiar con el estrés o la tensión.

Otra importante herramienta de comunicación que a menudo se pasa por alto es el saber escuchar. Encárgate de que todos los integrantes de tu grupo sepan que existen ciertas habilidades llamadas de escucha activa que son fundamentales para aprender a respetar a los demás cuando están hablando.

Por último, si piensas que tu grupo no discute y analiza las decisiones plenamente, asegúrate de que sepan que allí estás tú para liderar las discusiones y hacer de “abogado del diablo” aunque debas forzar una discusión sobre el tema en cuestión. Pregunta si todo el mundo está de acuerdo y anímales a tranquilizarse, dejar de lado las diferencias y a buscar soluciones en conjunto.

Construye optimismo

La capacidad de pensar de manera positiva es una parte muy importante de la IE. Puede ayudar a que tu gente piense positivamente al desechar de manera consciente las conductas destructivas.

Por ejemplo, si oyes a alguien decir “yo no soy muy bueno en la redacción de informes” o “Nunca voy a ser capaz de hacer una presentación delante del grupo” recuérdales sus fortalezas y dales las gracias por el buen trabajo que están haciendo.

Ten en cuenta que el pensamiento positivo no implica que se deban ignorar las malas noticias y/o evitar los problemas. Significa un reconocimiento racional de las situaciones, encontrar la mejor manera de manejarlas, buscar lo bueno en cada situación y aprender de los errores cometidos.

Alienta conflictos saludables

Las personas con alta IE saben cómo participar en un conflicto de una manera saludable, donde la perspectiva de todos sea respetada cuando cada individuo exponga sus puntos de vista. Este tipo de conflicto puede fortalecer a las personas individualmente y dentro de un grupo y puede conducir a un crecimiento personal.

Enseña a tu equipo buenas habilidades de resolución de conflictos. Deja claro que los conflictos nunca deben pasar al plano personal y que quien “tiene la palabra” recibe toda la atención de todos los demás en la habitación. Establece reglas de juego claras y concretas, para que todos sepan siempre qué está permitido y que no.

Establece metas específicas de aprendizaje

Los miembros de un equipo tienen diferentes puntos fuertes y débiles cuando se trata de su propia IE. Por ejemplo, algunas personas pueden ser comunicadores pobres, otros podrían tener poca conciencia de sí mismo y algunos podrían carecer de empatía.

Así que en primer lugar, lo que debes hacer es ayudar a cada persona a descubrir sus fortalezas y debilidades. Para ello ayúdate con el análisis FODA personal, el cual te dará la base necesaria para proporcionar apoyo y orientación adicional a los miembros del equipo con baja IE, ya que algunos pueden tener una baja auto-reflexión.

A continuación, establece objetivos claros y específicos para ayudar a cada persona a trabajar en sus propias debilidades. Por ejemplo, una persona podría ser un mal oyente, así que su objetivo podría ser el uso de técnicas de escucha activa tres veces por semana durante las siguientes cuatro semanas. Estas metas personalizadas mantendrán cada persona motivada.

Por último, asegúrate de proporcionar retroalimentación sobre el progreso de cada persona, pero recuerda que debe hacerlo de forma personalizada con cada miembro del equipo y que debes ser muy cauteloso con quienes tienen más baja IE. Una palabra de aliento o una observación útil puede mantener los miembros del equipo motivados para seguir adelante.

Una reflexión final

La inteligencia emocional o IE es la conciencia de los propios pensamientos y emociones, así como de los deseos y necesidades de las personas que te rodean.

La investigación muestra que las personas con alta IE están a menudo más satisfechas con su trabajo, tienen mejores relaciones de trabajo y una mayor productividad que las personas con baja IE.

Puedes ayudar a los miembros de tu equipo a desarrollar su IE si les ayudas a fortalecer sus habilidades de comunicación, les induces a pensar positivamente y logras que aprendan a involucrarse en los conflictos de una manera saludable. Lo esencial para que este plan funcione es predicar con el ejemplo.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: