Análisis de causa raíz

por Carlos Del Castillo

Localiza el problema desde sus orígenes

Si quieres, puedes aprender sobre el análisis causa raíz mediante un vídeo.

Seguramente muchos de nosotros tengamos un ordenador en casa que se sobrecalienta con facilidad y ante esto nuestra primera solución sea la de dejarlo reposar por un rato,  usarlo por un tiempo y luego tener que repetir el mismo proceso. Si bien esto puede funcionar, claramente no es lo más práctico. El analísis de causa y raíz (ACR o RCA por sus siglas en inglés) propone atacar las raíces del problema antes que a sus causas visibles, así que en vez de seguir fatigando y acabando con la vida útil de tu ordenador, mejor deberías hacer una búsqueda exhaustiva para encontrar la fuente de la causa y eliminarla, de esta manera no volverá a presentarse el problema.

Si lo mencionado anteriormente no ha quedado claro, imagínate a un paciente con fractura de cadera. Las pastillas sin duda ayudarán al alivio del malestar, pero eso no será suficiente. Si únicamente dependiese del medicamento, el paciente no podría volver a su vida cotidiana y realizar sus actividades habituales. Se requirará tratar la condición, ya que si la fuente de los problemas es corregida, los síntomas desaparecerán. En otras palabras, puedes tratar el dolor, pero seguirás teniendo la cadera fracturada, así que el dolor volverá eventualmente; no obstante, si solucionas el problema de la cadera, tu dolor asociado a ese problema se irá para siempre y no necesitará ser tratado una segunda vez.

El análisis de causa raíz es una popular y útil herramienta que permite a las personas responder la pregunta del porqué el problema ocurrió en primer lugar. Sabiendo esto, es posible conseguir un enfoque más profundo y prevenir problemas en el futuro, ya que el conocimiento nos motiva a planificar. El ACR puede ser usado para casi cualquier situación, pero es importante definir qué tan lejos se quiere llegar en esta investigación. Teóricamente podrías rastrear la raíz de un problema hasta la edad media, pero el esfuerzo sería muy grande y perdería su propósito. Sé cuidadoso para poder entender cuándo has encontrado una causa significante, que de hecho, pueda solucionarse. Lo que se quiere decir con esto es que no todas las fuentes son obvias como lo sería un hueso fracturado, por lo que en algunos casos el tiempo invertido puede ser importante.

Existen una serie de pasos que puedes seguir para aplicar el análisis de causa y efecto eficientemente

 

Paso 1 – Define el problema

Debes identificar qué está sucediendo a través de lo que eres capaz de observar y luego es importante que reconozcas cuáles son los síntomas o causas específicas involucrados en el problema.

Paso 2 – Recolecta datos

Si realmente necesitas resolver esta contigencia, tendrás que recoger tanta información como sea posible. Si te diriges a la solución sin un buen conocimiento sobre porqué existe el problema, puedes fácilmente encontrarte con fallos a lo largo de la solución. Es recomendable preguntar a compañeros o a cualquier involucrado a cargo para recopliar la mayor cantidad de datos, ya que usualmente una sóla persona no bastará para esta tarea y sobre todo si el sistema de trabajo es algo complejo.

Paso 3 – Identifica las causas o síntomas

En el primer paso ya nos hicimos una idea de las causas del problema, no obstante, será necesario profundizar. No sólo bastará con listar las causas visibles, sino también aquellas que no son tan obvias. Además, es importante determinar porqué unas causas se relacionan con otras.

Paso 4 – Identifica la raíz o las raíces del problema

Este paso requiere de mayor investigación. Para encontrar las raíces del problema, habrá que echar un vistazo a los datos recogidos anteriormente. Ordenar las causas según su comportamiento y relacionarlos con una fuente.

Paso 5 – Recomienda e implementa soluciones

Luego de encontrar la raíz del problema es importante hacerse una serie de preguntas: ¿cómo será implementada la solución? ¿Quién será el responsable? ¿Cuáles son los riesgos asociados a la implementación? ¿Qué se puede hacer para prevenir que suceda nuevamente este problema en el futuro?

Vídeo sobre el análisis causa raíz

Últimas reflexiones

El análisis de causa y efecto es una herramienta muy práctica para la resolución de problemas. Ayuda a determinar qué ocurrió y porqué. Todo con el propósito de averiguar cómo evitar que vuelva a suceder este problema de nuevo.

Es posible ordenar las causas de un problema con sus respectivas raíces. Esto resulta extremadamente útil para el control de procesos.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: