Usar afirmaciones

por Carlos Del Castillo
afirmación - pensamiento positivo

Las afirmaciones como método de desarrollo personal

¿Cuántas veces habremos pensado o le habremos dicho a otros frases como: “No creo que sea capaz de lograr el ascenso” o “No tengo el talento necesario para ganar este concurso” o “Creo que este proyecto no nos va a salir bien”? Seguro que en muchas ocasiones; hablar de forma negativa es algo que hacemos para protegernos del miedo al fracaso, a la crítica y a los juicios, tanto propios como de otros.

¿Qué sucede con estos pensamientos?

Cuando tenemos este tipo de pensamientos negativos de forma recurrente, nuestro ánimo, así como la confianza en nosotros mismos, se ven afectados negativamente. De igual forma, cuando pensamos así, negativamente, terminamos realmente asumiendo esto como algo real y por tanto nuestras perspectivas toman un cariz negativo también.

Esto se convierte en un círculo vicioso, porque no solo nos creemos esos pensamientos, sino que lo peor es que actuamos en consecuencia con actitudes como “si no soy bueno para esto, ¿porqué debería intentarlo?”, conduciéndonos a un auto-sabotaje.

¿Cómo podemos cambiar esta tendencia a ser negativos?

Es aquí donde entran en juego lo que se ha venido a llamar afirmaciones y que podríamos definir como oraciones positivas relacionadas con alguna situación o aspecto específico de tu vida personal o profesional.

Las afirmaciones nos pueden ayudar a evitar ese auto-sabotaje que mencionamos antes.  Debemos trabajar estos  pensamientos positivos para visualizarlos y por tanto llegar a creer que esas afirmaciones son o pueden ser, nuestra realidad; si logras hacerlo, podrás generar cambios muy positivos tanto a nivel personal como en tu carrera.

Hay quienes se muestran escépticos sobre el poder de estas afirmaciones y si bien no existe una evidencia científica que respalde este método para todos en general, sí se ha demostrado que en personas con baja autoestima, depresión o problemas similares, es realmente efectivo.

Circunstancias en las que las afirmaciones pueden ser de mucha ayuda

Las afirmaciones no funcionan para todos ni en todas las situaciones, pero debes intentarlo en diversos momentos de tu vida personal y profesional, si notas alguna mejoría continúa haciéndolo.

Algunas situaciones en las que las afirmaciones pueden ser muy efectivas son:

  • Mejorar la productividad.
  • Mejorar la autoestima.
  • Aumentar la confianza en ti mismo cuando tienes que enfrentarte a reuniones o entrevistas, así como cuando debes hablar en público y eso te pone nervioso.
  • Controlar sentimientos negativos, como pueden ser la impaciencia, la ira o la frustración.
  • Como ayuda en el establecimiento y consecución de metas personales.
  • Estimularte para finalizar proyectos que hayas iniciado y se te resistan.

Existen otras técnicas de pensamiento positivo o de establecimiento de metas, como la visualización y la meditación, que pueden reforzar la utilización de afirmaciones.

¿Cómo utilizar las afirmaciones?

Es importante tener los pies en la tierra. Por mucho que te repitas que eres el mejor jugador de fútbol del mundo, para intentar serlo debes tener las habilidades requeridas y entrenarte muy duramente. Por ello debes proponerte metas realistas y trabajar con afirmaciones para buscar lograrlas.

Las afirmaciones suelen ser oraciones cortas, con un sentido netemente positivo, que se orientan a un área específica de tu personalidad o comportamiento o bien intentan cambiar alguna creencia que te está impidiendo lograr tus metas.

El primer paso es pensar en una o varias áreas de tu vida personal o laboral que te gustaría cambiar.  ¿Quieres ser más empático?  ¿Ser menos arriesgado?  ¿Tener más confianza en ti mismo?

Luego debes buscar una frase positiva expresada en tiempo presente que puedas repetirte varias veces al día. No olvides que tus afirmaciones deben ser realistas, hacer lo contrario solo causaría expectativas difíciles de cumplir o peor aún, que el método sea totalmente inefectivo, porque ni tú mismo te las crees.

Por ejemplo: tienes una reunión de exalumnos en 2 meses y estás algo pasado de peso, son solo 4 o 5 kilos de más, pero tras 20 años, quieres lucir tu mejor tipo ante tus ex compañeros. Decirte a ti mismo durante las horas que estás despierto que vas a bajar los 5 kilos en dos días es una utopía que te quitará el sueño, en cambio si te repites “voy a bajar un kilo cada 15 días”, tu solo dejarás el azúcar, el pan y las grasas, sin que te resulte un sacrificio enorme, pues estarás convencido de lograr tu propósito.

Debemos recalcar la importancia de la repetición; gran parte del éxito de esta técnica recae en este hecho. Si lo deseas puedes programarlo en tu agenda para tus afirmaciones aparezcan en tu ordenador a ciertas horas, además deberás repetirlas siempre que tengas algún pensamiento negativo o bien una acción no adecuada. Volviendo al ejemplo anterior, cuando estiras la mano hacia la crema, repite tu afirmación y el café no la necesitará e igualmente te sabrá exquisito

Afirmaciones positivas

Algunos ejemplos típicos de afirmaciones positivas son:

  • Soy un profesional muy bueno.
  • ¡Yo puedo hacerlo!
  • Hablo muy bien en público, porque sé de lo que hablo.
  • ¡Soy feliz!
  • Los demás piensan que soy agradable.
  • Soy inteligente.
  • Soy muy bueno en lo que hago.
  • Disfruto mucho trabajando en equipo.
  • Me gusta completar los proyectos en lo que me involucro.
  • Soy exitoso.

Última reflexión

En conclusión, las afirmaciones pueden ser una técnica muy útil para mejorar cómo nos sentimos, lo que a su vez determina en gran modo la forma en que nos valoramos a nosotros mismos y cómo actuamos. Estas frases dichas en tono positivo y en tiempo presente, nos ayudarán a cambiar preconceptos que tenemos en nuestra mente y/o a reforzar ideas que ya tenemos, para actuar en aras de un mayor desarrollo personal y/o laboral.

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo en redes sociales: